0 - FOUNDATIONAL ELEMENTS
1- I N I T I A T I N G
2 - P L A N N I N G
3 - E X E C U T I N G
4 - C O N T R O L L I N G
5 - C L O S I N G

0.1 Estándares para la dirección de proyectos

Estándares para la dirección de proyectos.

Esta sección explica las ventajas de utilizar un estándar reconocido para la dirección de proyectos.

Métodos de dirección de proyectos han existido durante cientos de años. Piense en proyectos como el Puente Golden Gate, la Torre Eiffel e incluso la invención de los teléfonos inteligentes. También se pueden utilizar técnicas de dirección de proyectos para cosas menos famosas, pero importantes, como construir o remodelar una casa.

Se trate de proyectos grandes o pequeños, a medida que la profesión de director de proyectos se ha ido estableciendo, también lo ha hecho la necesidad de tener una guía documentada de practicar la profesión.

De esa necesidad surgieron guías de asociaciones profesionales a partir de 1995 como la guía PMBOK del Instituto de Dirección de Proyectos de los Estados Unidos, la ICB de la confederación de asociaciones IPMA y el Prince2 del gobierno británico, para nombrar las más importantes.

En la búsqueda de un marco conceptual adecuado para este curso el autor decidió utilizar como base la norma internacional ISO 21502 publicada en diciembre de 2020, pues la Organización Internacional de Estandarización, ISO, es “la” organización internacional por excelencia encargada de normas internacionales y que se ha hecho célebre por las normas de la familia ISO 9000. De modo que todo el mundo conoce y reconoce la autoridad de la institución ISO. De esta manera se evitan las vicisitudes de las asociaciones privadas. Además, todas las instituciones anteriormente mencionadas participaron de la confección de la ISO 21502 así como los representantes de las entidades nacionales de estandarización de numerosos estados. Así pues, podemos decir que la norma ISO 21502 es la base consensuada de los más reconocidos marcos conceptuales en dirección de proyectos.

Para facilitar su comprensión, hemos organizado las prácticas que la ISO 21502 describe conforme a los grupos de procesos que la norma propone en su anexo A. Esos grupos de procesos se refieren a las actividades de iniciación, planificación, ejecución, control y cierre y los explicaremos en detalle a lo largo del curso.

¿Cuál es la importancia de utilizar un estándar reconocido mundialmente?

Primero, una norma internacional puede ser utilizada como base por cualquier organización, ya sea pública o privada, con o sin fines de lucro, así como para cualquier tipo de proyecto, independientemente de su complejidad, tamaño, costo, duración o enfoque, lo que incluye tanto los enfoques predictivos como los iterativos y los incrementales o ambas cosas en simultaneo, es decir el enfoque Agile.

Si está dirigiendo un proyecto pequeño, hará un uso simplificado del estándar aplicando sólo algunas de las prácticas allí descritas.

Por otro lado, si va a construir un puente, probablemente siga todas o la mayoría de las prácticas descritas en la Norma ISO. Los directores de proyectos que están familiarizados con el estándar pueden personalizar su proceso de gestión para que se adapte mejor a las necesidades de este. Hay un viejo dicho: “Para romper las reglas, primero tienes que conocerlas”. Cuando los directores de proyecto invierten tiempo en aprender las reglas, también invierten tiempo en aprender qué prácticas pueden y deben personalizarse para adaptarse a la organización y al proyecto específicos.

Otra ventaja de utilizar un estándar reconocido para su proyecto es que permite utilizar el vocabulario estandarizado de la disciplina, lo que facilitará la comprensión con otros intervinientes.

Al igual que con cualquier estándar reconocido, permite a las empresas estandarizar las prácticas en todos los departamentos. Esto significa que las personas en el área de desarrollo, por ejemplo, gestionan los proyectos de forma similar a las personas que actúan en el área de la distribución.

También puede ayudar a los directores de proyectos a colaborar más allá de la propia organización. Si trabaja para la empresa A y colabora con las empresas B y C, por ejemplo, sus proveedores, se puede colaborar mejor si se aplican prácticas similares de gestión.

Resumiendo, podemos decir que el uso de un estándar reconocido para su proyecto le permitirá aprovechar las técnicas existentes y las lecciones aprendidas en muchos proyectos en todo el mundo, utilizar un vocabulario común que pueda ser entendido por sus colegas, estandarizar las prácticas en varios departamentos de su organización o incluso entre varias organizaciones o empresas.